La primera Institución en el país donde se empezaron a practicar trasplantes de córneas fue el Hospital Santo Tomás en el año 1947, pero en esa época no existían medios para preservar el material donante (las córneas) y perdían su viabilidad endotelial a las pocas horas de extraídas; a consecuencia de esto los resultados quirúrgicos no eran muy satisfactorios. Existía una Ley de Trasplantes que permitía la extracción de córneas de cadáveres, no reclamados por sus familiares después de cinco horas de fallecidos y se les hubiera ordenado una autopsia.

En octubre de 1981, se llamó a una moratoria en el servicio de Oftalmología del Hospital Santo Tomás debido al procedimiento como se extraían las córneas.

Como era de esperarse, los pacientes con padecimientos de la córnea siguieron acumulándose por múltiples causas como las heridas penetrantes por cuerpos extraños, las úlceras por infecciones, las distrofias corneales y las opacidades cornéales por cirugía complicada.
El número conocido de niños y adultos, en su mayoría indigentes, que se estaban quedando ciegos por estas enfermedades, nos obligó a tomar decisiones por el vacío legal existente.
Se hacía necesario por lo tanto la creación de una ley para legalizar la extracción corneal a personas fallecidas, y que las pusieran a disposición de los pacientes que por una u otra razón necesitaban de un trasplante.

De esta forma se creó la Comisión Coordinadora Médica, para que estudiará un anteproyecto de ley que fue ampliamente debatido y modificado por la Asociación Médica Nacional, a su vez también se hizo una consulta a la jerarquía de los diferentes credos religiosos existentes en Panamá a fin de no violar en sus artículos los principios morales y de respeto cristiano a los despojos mortales.
Como resultado se aprobó la Ley 10 del 11 de julio de 1983 por la cual se “regula la implantación de órganos y partes anatómicas y se dictan otras disposiciones”. Esta ley fue luego sustituida por la Ley 52 del 12 de Diciembre de 1995, que amplía la infraestructura legal para la práctica de otrostrasplantes de órganos en el país y recientemente se ha implantado la Ley 1 de 2010 con la cual se reglamente el trasplantes plante de órganos en nuestro país.

El siguiente paso lo tomó un grupo de oftalmólogos de Panamá con el apoyo del Presidente de la Asociación de Banco de Ojos de América (USA) Dr. Emilio J. Farge, quien también era el Director Ejecutivo del Banco de Ojos de Houston y presentaron un proyecto al Club de Leones de Panamá, el cual fue aprobado por aclamación en el pleno de la Asamblea del Club de Leones de Panamá inaugurándose el 25 de julio de 1984 el Banco de Ojos – Club de Leones de Panamá

Este Banco de Ojos actualmente es autosuficiente y provee córneas de excelente calidad que son evaluadas previamente a su entrega, con resultados de VDRL, HIV y Hepatitis negativos, así como la microscopia especular. A las instituciones estatales como el Hospital del Niño, Hospital Santo Tomás y Caja de Seguro Social este tejido se le entrega sin costo alguno, sin embargo a las instituciones privadas se les solicita una donación por manejo del tejido corneal, para poder seguir obteniendo los medios de preservación que son costosos y no se obtienen aquí en Panamá, y contribuir con los gastos de operación del Banco de Ojos.

El tejido corneal no se compra ni se vende, pues de acuerdo a la filosofía del Club de Leones “el don de la vista no tiene precio”.
El Banco de Ojos desde su fundación ha cosechado más de dos mil córneas para ser utilizadas en operaciones de trasplantes de córneas y posee datos de cerca de catorce mil donantes en vida. Cabe destacar que en los inicios la mayoría de las córneas provenían del extranjero, sobre todo del Banco de Ojos de San Diego, California, que es la institución hermana del Banco de Ojos panameño, pero gracias a la Ley que ampara la obtención de estos tejidos esta situación cambió y hoy el 100% de las córneas que se trasplantan en el país son de donantes panameños y son de excelente calidad por el tiempo y edad del tejido corneal obtenido

El Banco de Ojos – Club de Leones de Panamá fue establecido con el propósito de suplir la necesidad que existe de tejido ocular y la comunidad debe adquirir conciencia que esto solo se puede lograr con la donación de sus órganos, después de la muerte no hay nada más sublime que saber que un órgano que va a convertirse en polvo y ceniza, pueda devolver la vista a un ciego o darle la luz a un niño.

Nuestro lema es:

“Nosotros servimos”
“Deja la luz de tus ojos a quien solo conoce la obscuridad”
“Tu puedes regalar luz a una vida, instruye a tus familiares, dona tus corneas.”

Aportación del Dr. Miguel F. Wong T., Director Médico
Banco de Ojos Club de Leones de Panamá